Define la tipología de tu piel y te propone cuidados específicos para la misma. Si se requiere, puede incluir análisis y tratamiento capilar.